jueves, 23 de diciembre de 2010

Los decires de un viejo verde (Nº 16.- Diciembre 1997 -I-)

213.— La vida es como las películas, no como mi vida, por eso es que las películas me parecen tontas.

215.— Cuando estoy en el mundo de las cosas no tengo que poder siempre; a veces, tendré que pensar.

232.— Recapacitando sobre la salud, he tenido que haber sabido que no hay salud sin modelos ideológicos que así lo permitan.

234.— Hasta hoy estuve regulando, es hora de meter las marchas. Una vez comenzada la vida, no la detiene nada.

235.— Ya he escrito una poesía de fuego. Así que no tanto escribir sino utilizar ese fuego. Y que esta vez sea para todo el mundo.

309.— La gente está desesperada por hablar y yo, que hablo todo el día, también estoy desesperado. Estoy al borde de la fama. Espero no transformarme en un idiota.
Si no paro la máquina, me digo, la máquina me terminará tragando. ¿Qué hacer espíritu de la noche?
Se trata de no sacar ningún provecho de ninguna situación. Y esa es la vida de un poeta, el resto, todo el resto, vicios burgueses, ambiciones de proletariado urbano.

326.— Un día les llamé y les dije: El problema no es que ustedes no sirvan. Sino que ustedes no dejan servir a nadie.

1 comentario:

miguel dijo...

Buenas tardes, hemos encontrado su Web en Google y nos gustaría proponerles un intercambio de enlace (texto). Nos beneficiaría a ambos, mejorando nuestra posición en todos los motores de búsqueda.

También aprovechamos para ofrecerle nuestros servicios como estudio creativo (diseño web, gráfico, impresión y vídeo).

Agradecemos su tiempo y disculpen las molestias.

Miguel Ángel R.C.
Responsable de marketing.
miguel@websmultimedia.com
Websmultimedia.com